title
Ministerio Internacional Fuego Fresco del Espíritu Santo

El Ministerio Internacional Fuego Fresco del Espíritu Santo, nació en el corazón de Dios hace ya más de 17 años, somos una iglesia de adoradores comprometidos con la extensión y establecimiento del Reino de Dios aquí en la tierra , para lo cual creemos que es importante equipar y edificar el Cuerpo de Cristo pues solo así podremos cumplir con la misión dada por Nuestro Señor Jesucristo, de ir y predicar el evangelio a toda criatura, sanando, liberando, restaurando y preparándonos para Su venida.

NUESTRA VISION

  • ALCANZAR
    Isaías 61:1“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;”
  • RESTAURAR
    Isaías 61:2 “a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;”
  • RENOVAR
    Isaías 61:3 “a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.”
  • RESTITUIR
    Isaías 61:4 “Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.”
  • EQUIPAR
    Efesios 4:12 “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,”
  • ENVIAR
    Mateo 28:19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;”
    Lucas 19:10 “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

EN QUE CREEMOS

  • UN VERDADERO DIOS
    Dios se ha revelado así mismo como el eterno siempre existente YO SOY, el Creador de todas las cosas y el redentor de la humanidad. El es infinitamente perfecto y se manifiesta como el Padre, Hijo y Espíritu Santo (Isaías 43:11).
  • LAS INSPIRADAS ESCRITURAS
    Las Escrituras, Antiguo y Nuevo Testamento, son la Palabra inspirada de Dios, la revelación de Dios para el hombre, y la infalible, autoridad final para toda fe Cristiana y practica (2 ª de Timoteo 3:15-17).
  • LA DEIDAD DE JESUCRISTO
    El Señor Jesucristo es el eterno Hijo de Dios y comparte la Deidad de Dios. El es también hombre, concebido del Espíritu Santo, nacido de la virgen María, murió en la Cruz como el sacrificio por el pecado, se levanto de los muertos, ascendió al Cielo, y ahora esta sentado a la diestra de el Padre como nuestro Sumo Sacerdote y Defensor (Mateo 1:23).
  • PECADO ORIGINAL Y LA CAIDA DEL HOMBRE
    El hombre fue creado a la imagen de Dios pero desobedeció y cayo de la gracia de Dios. Por medio de esta caída el pecado entro al mundo y trajo muerte por el pecado, causando no solamente muerte física sino también muerte espiritual (Génesis 1-3).
  • LA SALVACION POR LA FE
    El hombre peca porque tiene una naturaleza pecaminosa. Únicamente a través de la derramada sangre de Jesucristo y Su resurrección puede el hombre encontrar la salvación del poder del pecado. Esta salvación y vida espiritual, un regalo gratuito de la gracia de Dios, puede ser obtenida al ejercitar la fe en la persona y obra de el Señor Jesucristo (Efesios 2:8-9).
  • EL NUEVO HOMBRE EN CRISTO
    Si algún hombre esta en Cristo, nueva criatura es en su hombre interior. Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús. Tomamos parte en su Naturaleza Divina (2ª de Corintios 5:17; Efesios 2:10; 2ª de Pedro 1:4).
  • EL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO
    El bautismo del Espíritu Santo es para glorificar a Jesucristo y para habitar, guiar y dar poder a los creyentes para la vida y el servicio. Este bautismo trae los dones del Espíritu Santo y sus usos para la edificación de el Cuerpo de Cristo. Esta experiencia es distinta de y subsecuente a la experiencia del Nuevo Nacimiento y se evidencia con el signo físico de hablar en otras lenguas según se mueva el Espíritu de Dios (Hechos 1 – 4).
  • SANIDAD DIVINA
    La redención que Jesucristo nos trae es mas que solo el perdón de pecados. La sanidad es también una parte integral del Evangelio (Mateo 8:16-17; Santiago 5:14-16).
  • LA POSICIÓN DE LA IGLESIA – El CUERPO DE CRISTO
    la Iglesia de Cristo, conformada por creyentes nacidos de nuevo, es la habitación de Dios mediante el Espíritu Santo. Cuando los creyentes son nacidos del Espíritu, ellos son unidos juntos como el Cuerpo de Cristo y mandados a cumplir la Gran Comisión. Jesucristo es tanto el Señor y la Cabeza de Su Iglesia (Efesios 1:22-23).
  • LA RESURECCION DE LOS SANTOS
    En un día, aun por venir, el Cuerpo entero de Cristo será arrebatado para encontrarse con el Señor en el aire; y así estaremos siempre con el Señor (1ª de Tesalonicenses 4:13-18).
  • LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA:
    A. Bautismo en Agua – Todos los que creen en Cristo Jesús como su Señor y Salvador son mandados a pasar por las aguas como una declaración de que ellos se han identificado con la muerte de Cristo y han sido levantados juntamente con El para una nueva vida (Marcos 16:16; Hechos 10:47-48).

    B. La Cena del Señor – La comunión es una expresión simbólica de nuestro compartir de la divina naturaleza del Señor Jesucristo (2ª de Pedro 1:4), así como un recordatorio de Su sufrimiento y muerte. Es también una profecía de Su segunda venida (1ª de Corintios 11:23-31).
  • LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
    La Segunda Venida de Cristo es el actual, visible regreso de Cristo para establecer Su Reino (Mateo 24:27-30). Este acontecimiento incluirá el arrebatamiento de la Iglesia (1ª de Tesalonicenses 4:16-17), seguido por el regreso visible de Cristo con Sus santos (la Iglesia) para reinar con El en la tierra por mil años (Zacarías 14:5; Apocalipsis 1:7; 19:11-15; 20:1-6). El reinado milenario traerá la salvación de la nación de Israel y se establecerá la paz del universo.
  • EL JUICIO FINAL
    Llegara un día cuando los perdidos que hayan muerto serán levantados y juzgados de acuerdo a sus obras. A cualquiera al que no se encuentre su nombre escrito en el Libro de La Vida del Cordero, será sentenciado al castigo eterno en el lago de fuego (Apocalipsis 20:11-15).